Un buen enfoque de ventas enseñó a conducir a este etíope.



Hoy la tendencia de la autoayuda «del todo a 100» es decirte que tú tienes todo lo que necesitas y que debes ser independiente de todo.

Que si quieres amor, que lo busques en ti y cosas así.​

A ver, esto tiene muchos matices, por supuesto que sí.

Lo entiendo.


Pero luego resulta que hay gente que según estas teorías están menos “conectadas al universo” porque no se abrazan en retiros de yoga.. pero que igual están bastante más conectados.

Porque mientras unos se miran al espejo y repiten aquello de:

“Merezco amor, me respeto a mí mismo y lo que yo quiera vendrá a mí…”

pues otros “menos espirituales” abandonan la estrategia de Narciso y se ponen a buscar lo que quieren en el mundo.




Te cuento la historia de John.




John es un chico que conocí cuando iba a la biblioteca antes de la pandemia.

Es de Etiopía, llevaba un par de años en España y nos hicimos amigos después de pedirle muchas veces que le “echara un ojo al ordenador que iba un segundo al aseo.”

Él terminaba un módulo entonces.

Ahora va a entrar a la Universidad.

Y tiene una historia bastante bonita que desde luego no está al alcance de gente que espera que el universo le de a ellos mientras ellos no están dispuestos a dar nada al universo.




Él vivía en un bloque de pisos con su madre en Etiopía.

Los 2 solos.

Su madre tenía un trabajo muy mal pagado y él no tenía ganas de bajar los brazos.

Un día se dijo: ¿qué hago para ganar pasta?

Y vio que detrás de su bloque había un parking bastante grande, que había mucho polvo y que pronto venía la época de lluvias.

1. Hay coches.

2. Se ensucian.

3. Tengo con qué lavarlos.




Los coches se iban a las 9 de la mañana y volvían a las 9 de la noche.

Así que se puso a lavarlos de 6 a 9 de la mañana.

Y de 9 a 12 de la noche.

Estuvo 3 años.

Ganó algo de dinero, aprendió a conducir en el parking, hizo contactos que le ayudaron en sus estudios de instituto… y se plantó aquí para buscarse mejores problemas.




John podría haberse dicho que no había trabajo para él, pero dejó de mirar a su reflejo y miró al de su cliente.

Allí normalmente se vive mejor, porque estar todo el rato pensando en uno es muy cansado.


(Lo sé porque soy humano y me ha pasado)​​


En todo caso, yo tengo un servicio para que la gente entienda que les va a ir mucho mejor si te compran.

A ti puede que también te vaya mejor si les vendes.

Hay algo más aquí