Truco específico de marketing por si lanzas algo.

Igual te ha pasado:

Tienes un problema de andar por casa.

Familia, amor, estrés… cosas así.

Un día vas a tomarte un café con un amigo y le cuentas tu problema.

Y en un arrebato de inspiración te da la solución.

Tú ya sabes lo que tendrías que hacer, pero como él se sabe el libro de autoayuda de turno de memoria te lo dice.

Entonces tú le contestas:

“A ver, que la teoría me la sé, pero luego aplicarla es otra cosa”

Porque sabes que la cabeza suele ir por un sitio y el pecho por otro.



Esto que te cuento le pasa a mucha gente de marketing que comparte contenido de VaLoR en blogs para acercarse a su cliente ideal y bla-bla-bla…

Son grandes teóricos.

Pero la teoría pocas veces la aplican, porque aplicar la teoría y recitarla son cosas muy diferentes.

¿Tienes que hacer un lanzamiento?

¡Posiciónate como el líder!

¡Genera confianza!

¡Dí cuando sale el producto, que a la gente le gusta que le dejes con la intriga de cuándo es!

(Risas enlatadas)

Por si eso no quiere te dice mucho (normal) algo más específico:

¡Usa gatillos de urgencia, como poner un reloj con una cuenta atrás!

(Nadie les ha dicho que no es lo mismo correr porque una receta que grita “quiero venderte” te está acorralando… que correr porque sientes cosas más importantes dentro.

Nada que ver.) 



El caso.

Desde que estoy en esto, he visto muchas variantes de este mensaje que me mandó David:

“Yo estoy buscando ese experto que nos haga ser distintivos con respecto a otras marcas o negocios” 

Si no entendemos que hay cosas más importantes que la teoría de la receta que se lleva ahora (porque es lo que “más funciona”) pues lo de distintivos lo podemos dejar para 2025.

Por si a ti te interesa quitar lo que no eres y poner lo que sí  para que lo de distintivo no sea una utopía:

hay algo más aquí