Servicio de Copywriting de choque para Páginas de Venta y Servicios

Si tienes algo que vender o quieres ofrecer tus servicios, yo tengo una historia real -que pasa hoy mientras lees esto- que quizá te interese.

Cómo un chico vende productos de 1.000€ en internet a gente que apenas le conoce*

…y lo que dijo a un cliente muy escéptico para que no se planteara buscar otras opciones.

* si no me crees del todo, lo entiendo, pero ahí abajo verás que no hay truco.

 

***

Por increíble que parezca, hay gente que piensa que aunque nos pasamos el día mirando al móvil, ya nadie lee. 

Que o haces un vídeo corto o nadie te presta atención, ya sabes:

«los textos de venta sirven para hipnotizar a 4 bobos que se dejan engañar como abuelos con la Teletienda» 

…y que o tienes mucho público, o te olvidas de vender en internet.

Yo también lo pensaba, la verdad.

Cuando leí a Ángel aprendí una lección de ventas que cambió mi forma de ver el mundo, y te la cuento aquí.

Ángel tiene un proyecto online.

Tras años conociendo «nuevas formas de trabajar», decidió que iba a diseñar un curso que ayudara a una persona perdida a encontrar un camino profesional que disfrute.

Como ves, ambicioso y poco convencional. Algo que muchos no saben ni que existe y otros, que sí lo saben, no comprarían (y menos a ese precio).

Pero Ángel sabe lo que vale su producto. Hace pruebas, corrige errores, ajusta, hace otro test y otro. Mejor ya no se puede, a sus clientes les encanta y ahora solo necesita más.

¿Cómo vender a alguien que no sabe que existe la solución a su problema y sin hacer rebaja de ningún tipo?

Con copywriting de muy alto nivel.

Igual crees que el copywriting es útil, pero que no puede convencer a quién no te conoce de nada –incluso a ese tacaño- a que se rasque el bolsillo y te dé parte de su dinero sin pensar mucho. Parece poco probable. 

Pero no lo es tanto.

Y lo sé porque, como igual has adivinado, ese escéptico que le compró el curso era yo.

¿1.000 € por un curso que no te da un trabajo?

Sí, yo si fuera tú también pensaría que es muy caro, pero hoy sé que más caro habría sido no pagarlos. Y lo sé porque alguien me lo hizo ver: el copywriter.

Y esto es lo que aprendí cuando me convertí en uno profesional:

Quién escribió esa carta ya me conocía mucho, y me lo hizo sentir sin darme cuenta para que deseara su producto

Sabía exactamente lo que no funcionaba en mi vida y me habló de ello, me dibujó mi problema y mi futuro con él, y ese futuro no me gustaba nada.

Me hizo entender que si no lo compraba, iba a dejar pasar la solución. 

¿La frase mágica? una parecida a esta:

“Quizá te fuiste 6 meses con la mochila al Sudeste Asiático a buscar claridad para tu vida, y has vuelto incluso más confundido que cuando te fuiste, y sin un plan.”

 

Se me abrió un hueco en el pecho, no se equivocó ni en el número de meses.

«Mierda, ese soy yo»–me dije.

Él tenía la solución para mi problema, y yo «tenía» que comprarla.

¿Puedes hacer sentir a tus clientes que tú tienes la solución a sus problemas de forma que no puedan evitar comprarte?

Hoy, veo negocios con servicios o productos que se ajustarían como un guante a lo que sus clientes necesitan, pero que los pierden por no comunicar ese gran valor de una manera que les impacte.

Veo todo ese dinero pasar de largo y es una pena.

No me entiendas mal, es normal, no se puede saber de todo.

Los responsables de esos negocios conocen mucho su producto y son autoridades en su nicho (yo no podría hacer lo que algunos de ellos ni en 3 vidas) pero ser capaz de crear el mejor producto posible es muy diferente de ser capaz de venderlo lo mejor posible. 

No tiene nada que ver.

Todos sabemos que aportamos más valor si nos dedicamos a lo que hacemos mejor, por eso todas las empresas que prosperan lo hacen porque saben cuándo y cómo delegar, más aún en las acciones que dan mucho dinero.

Los muy grandes no tienen más remedio, pero en negocios más pequeños pasa algo curioso

Hay empresarios que no dudan en contratar secretarios y contables para que controlen el dinero que ya circula, pero ven raro pagar los servicios de alguien que llena la caja.

Las conozco yo y quizá tú también. Personas al frente de negocios que acaban agotados, haciendo otros trabajos que no se parecen en nada a lo que quieren, saben o les gusta cobrar por hacer.

Quizá sigan fuertes, pero no se les ve muy satisfechos porque no hacen su trabajo.

Yo no puedo saber qué te toca hacer por tu negocio. Quizá aún tienes que hacer ese esfuerzo y ser hombre orquesta (yo lo he sido) pero como decía mi abuelo, a la larga “lo barato sale caro”, p
orque es difícil competir con quien se dedica sólo a eso.

 

Si estás interesado en el copywriting para generar muchas más ventas porque entiendes que en un negocio si no subes es porque estás bajando, te presento:

Servicio de Copywriting de choque
para Páginas de Venta y Servicios

La manera más eficaz de convertir la página más importante de tu negocio en una silenciosa máquina de hacer dinero que trabaja por ti* durante meses o incluso años, vendas lo que vendas
* mientras tú haces tu trabajo y te ahorras pensar en lo que no tiene que ver con él.
Fase I: Análisis
Fase II: Redacción
"¿Se puede vender todo?”

Sí, rotundo. Libros, clases de yoga, batidoras, tus servicios como freelance, pisos, viajes… Si tu producto soluciona un problema o le facilita la vida a alguien entonces puede venderse con copywriting. Lógicamente, dependiendo de su naturaleza y su precio, se vendería de una forma u otra. En todo caso, yo te aconsejaría qué enfoque tomar.

Fase III: Edición
Fase IV: Auditoría
“Sé muy claro, ¿qué gano yo exactamente contratándote?”

Que tus productos se vendan solos, o tus clientes te contacten en piloto automático. Sin esfuerzo extra por tu parte, sin pelear cada venta y sobre todo sin tener que explicar 500 veces lo que ofreces. La página ya lo hace por ti.

Si puedes imaginarte un muy buen comercial cerrando tratos para ti las 24h o escuchar el “cling” de una caja registradora que no necesita vendedor, entonces puedes imaginarte lo que hace una buena página de ventas. 

Pero a partir de aquí ya decides tú.

Si todo esto tiene sentido para ti, escríbeme a:
Si no te contacto en 24h, llama a la ambulancia.​

Nota: para ser justo atiendo por estricto orden de llegada y pongo un proyecto detrás de otro. Lo tengo que hacer así porque es un servicio y no puedo dividirme. No conozco tus plazos, pero te lo aviso por si te interesa empezar antes.

¿Eres caro?

A ver, no soy barato. Lo de caro ya depende, y te explico por qué. Quizá tu negocio sea de los que con las primeras ventas mis servicios ya se amortizan, por eso lo que te parece caro hoy es muy probable que en muy poco tiempo sea de los servicios más baratos que hayas contratado.
 
Una cosa sí que me gustaría puntualizar. Mis tarifas nunca serán tan baratas como hoy (no importa cuando leas esto). El precio sólo puede subir.

Como está la situación igual lo dejo para más adelante…

Si esta situación te ha pillado con los pantalones bajados y necesitas ese dinero, lógicamente yo no voy a decirte que lo inviertas. Soy humano y no me siento bien cobrándote un servicio que te deje con el agua al cuello. No estoy aquí para eso. 

Dicho esto, pregúntate también si el “más adelante” es por una necesidad real o por simple miedo a invertir. Porque lo segundo estanca tu negocio. Y “como está la situación” mi abuela te diría que es “pan para hoy y hambre para mañana”.

¿Cómo sé que este servicio es para mí?

Mejor contestar en negativo. Lógicamente, no es para ti si consideras que no tienes ni un producto ni un servicio que ofrecer a tus clientes. Es decir, no es para ti si no estás en el mercado. Mi opinión es que en un mundo cada vez más competido, prescindir del arma más fuerte que puede tener tu web no es la mejor estrategia.

¿Trabajas con todo el mundo?

Aquí prácticamente podría contestar sí. Pero me ha ocurrido un par de veces que, con proyectos nuevos, me lo he pensado y he acabado rechazándolos. Quiero que me entiendas aquí: que me paguen lo que vale mi trabajo está bien, pero que el tiempo que invierto trabajando me haga crecer a mí, es más importante. Si no veo potencial a la propuesta, la rechazaré.

¿Montas tú los textos en la web?

Salvo casos muy particulares, no. Esto podemos verlo. Sin embargo, lo que sí que hago es que una vez entregados los textos (con todas las directrices de montaje) me reservo una hora y pico para hacer una auditoría del montaje. Así nos aseguramos que la legibilidad sea la mejor.

¿Das garantía?

No. Es un servicio, no un producto. Invierto mucho, mucho tiempo en él. Si consideras que no voy a saber ayudarte, lo mejor es que no me contrates. Sin embargo, si la página de ventas no funcionara en un punto específico, lógicamente lo analizaríamos y la trabajaríamos desde ahí. No me voy a ningún sitio ni por supuesto voy a abandonar el proyecto de un cliente.

¿Tengo que utilizar el lenguaje marketero? Es que lo veo todo como humo, no me representa.

Lo ves como humo porque en la mayoría de casos lo es. El nivel del marketing en España es bastante bajo y aunque hoy parezca que nos rodea, no significa que sea de la mejor forma. Si a eso añades que a la gente no le gusta esforzarse y van en busca del siguiente truco, ya lo tienes.

¿Has visto eso en esta carta?

No, porque no va dirigida a pardillos. Ese perfil da problemas y lo evito. Por mí, pueden seguir volviendo locos a freelancers de 0,01€/palabra.

“¿Me aseguras que voy a cumplir mis objetivos de venta?”

No puedo, y quien lo haga te miente. ¿Me aseguras tú que tienes un producto irresistible, o que vas a llevar a las personas correctas a la página?. Lo único que te aseguro yo, es que vas a vender más utilizando mis servicios que si no lo haces. Así de simple. El copywriting es un puente entre tu producto y tu cliente: pero si él no necesita cruzar al otro lado porque ese producto no es para él, entonces no habrá venta.

La página, ¿la escribes tú tienes a más gente en el equipo?

Sí, y solo yo soy el responsable. No habrá excusas, ni becario a quien culpar, ni descoordinación del equipo de marketing, ni reuniones con 5 personas para que haga las cosas justo el que no pudo ir a la reunión o al que le informaron mal. Todo lo coordinas conmigo personalmente, y todas las teclas las aprieto yo.

¿Qué tengo que hacer yo?”

Antes de nada, rellenar un cuestionario y reunirte conmigo por Skype. Luego, una vez tengas la carta, llevar a tu cliente potencial a tu página de ventas. Ya está. Si fuera necesario, podríamos ver juntos cuál es la mejor manera de hacerlo.

“¿Este servicio merece la pena?”

Si quieres que tus clientes potenciales, cuando aterricen en tu página de ventas entiendan todo el valor y todos los beneficios que obtienen por contratar tus servicios o hacerse con sus productos, y te contacten o los compren (automáticamente) mientras tú te dedicas a hacer tu trabajo, entonces probablemente es lo que más merece la pena que hagas a nivel profesional. Pero claro, eso sólo lo puedes valorar tú.

Te contacto en 24h.

Nota: para ser justo atiendo por estricto orden de llegada y pongo un proyecto detrás de otro. Lo tengo que hacer así porque es un servicio y no puedo dividirme. No conozco tus plazos, pero te lo aviso por si te interesa empezar antes.