Requisito mínimo para quitarte competencia.

Hay varios lugares donde vender es más bonito aún.

También se logran mejores resultados.

Aquí unos cuantos:

1. Cuando el jefe es un cerebro.

2. …o cuando tiene la suficiente ambición como para querer usar sus armas hasta el final

(…y no competir como la gente sin imaginación, ni dejarse mangonear por el gigante de turno.)

3. Cuando el negocio es muy grande y nos podemos meter en las cabezas de mucha gente.

4. Proyecto bonito. 

5. Cuando la comunicación de su competencia es tan mala que casi cualquier copywriter al que le dieron la famosa “hostia a tiempo” podría ayudarles

6. …y cuando es de un colega.

Hoy celebro el 4 y el 5:

4. Nicho cementerio.

5. …y colega.

De todos los nichos se puede sacar mucho dinero

(si sabes cómo)

Pero hay uno que es que a poco que entiendas cómo funciona el ser humano ya vas muy por delante del resto.

Son los despachos de asesores, abogados, procuradores…

Todo lo que tenga que ver con papeles.

Estos despachos son totalmente opacos:

Nadie los entiende.

Y nadie los quiere entender.

La gente con ellos busca una sola cosa. 

(Spoiler: que les hablen como el Boletín Oficial del Estado, no)

Igual tú piensas que esto es obvio.

Pero a mí me siguen llegando “Newsletters de actualidad” donde me hablan de usted y me copian 10 enlaces.

Una persona que habla de usted no tiene claro por lo menos tres cosas:

1. Lo que significa respetar (de verdad)

2. Que el “usted” es una pared de cristal.

3. …y que a los tipos con más pasta también les apetece cenar medio bocadillo de lomo fresco de vez en cuando.

En caso de que leas cosas de tu nicho y te parecen malas,

y en el caso de que también quieres que nadie bostece delante de ti:

hay algo más aquí