No entiendo el chiste.


Abres Linkedin y abajo a la derecha hay una ventana de chat con un mensaje:

Un par de copas de vino, canapés y una jornada de Networking.
En ese contexto te diría:

“Quiero tenerte en mi radar y que tú me tengas en el tuyo”
“A mí me interesa tu sector y el contenido que yo comparto sobre redacción persuasiva puede serte útil”

¿Qué me contestarías Asier?




Puede que hayas leído eso 2 veces, puede que 3.

Puede que te haya confundido porque no te llamas Asier, es normal.


Te pongo en situación

(por si algún día quieres saludar a un desconocido con un texto mejor que una persona que se dedica profesionalmente a eso. Verás que no exagero)

El caso:

Ese pantallazo me lo envió ayer Asier (que está al frente de Madit Metal) cuando leyó ese mensaje al entrar en LinkedIn, y me dijo:


“No entiendo na del chiste”


Yo tampoco lo entendía, la verdad.

Lo tuve que leer 2 veces, puede que 3.

Y tras unos segundos en trance quemando oxígeno en la cabeza y con las pupilas dilatadas, lo adiviné:


“Ah, esta chica quiere ser amiga de Asier en Linkedin.”


Pero al subir y ver quién era, las pupilas se me dilataron más.

No porque esa chica fuera copywriter (había puesto aquello de “redacción persuasiva”) sino por otra cosa.




Su nombre propio no es importante, ni es el objetivo señalar a compañeros que (como todos) tienen buenos y malos días porque son personas. Para cagadas las mías, lo digo en serio.

Pero si ves:

“Copywriter Senior 
COMUNICACIÓN [adjetivo guay] B2B y B2C”

Pues me pareció que igual era más importante demostrarlo que colgarse las medallas.




No importa si eres Senior, si eres Junior, si eres alevín o si juegas en preferente.

No sé si lo de senior depende de cuántas patas de gallo tengas, o peor aún, de los años de experiencia que tengas detrás.

(Años de experiencia, no experiencia, esa es difícil de medir.)

No lo sé, no importa.


¿B2B? ¿B2C? ….¿B2Jay-Z?

Tampoco importa, no para lo que te cuento.


Lo que sí que importa es algo muy, muy básico:

Si no entienden lo que les cuentas, tu texto no sirve para nada.

Y si lo tienen que leer dos veces (y más si lo que contiene es muy simple) es un mal texto.

(sí sí, ya me seco el sudor de la frente)




Aunque sé que no me pides opinión, permíteme que te la dé esta vez:

Cuando te presentas delante de alguien que no te conoce, lo más normal es que trabajes un poco el contexto.

Que dibujes un cuadro que no sólo no desconcierte a nadie, sino que le guíe en su camino a tu mensaje.

¿Sorprender?

Si puedes y sabes cómo, sí.

¿Desconcertar hasta el punto de que no saben qué les estás contando?

No, eso no. Eso no es copywriting.


Y si eres tan, tan fino y tu ironía o estilo es tan, tan sutil, te contaré algo que le dijo un copywriter legendario (que hoy descansa en paz) en un taller a un alumno sutil que luego se haría millonario no siéndolo.

Lo dijo él, no yo.

Él.

“Nadie tiene tiempo para tu patética sutileza”




También creo que fue Claude Hopkins quien dijo que los creativos originales son los que más dinero han hecho perder a empresarios serios.

No lo sé, yo no estaba allí.

Pero quizá te interesa entretener, formar, dar un poquito de valor a alguien y un poquito más de ganas de que se asocie contigo de manera más sencilla.

O quizá no.

Mucho más, aquí

PD: No sé si es B2B o R2D2, pero es tan simple como ver qué tenemos en un lado, qué quiere el que está en el otro, y que entienda que lo tenemos.