Miedo a contar lo importante de tu negocio.



Te cuento algo sobre ese miedo que tiene la gente de decir en voz alta lo que piensa en voz baja.

Y si vendes algo, entonces te cuento sobre el miedo de decir algo en público que solo dirías en privado y pidiendo que te guarden el secreto.




¿Esto es un problema?

No lo sé.

Pero debe serlo cuando casi todo el mundo se define como un grupo “dinámico” o “humano” (no marciano), pero luego lees sus publicaciones y parece que las ha escrito tu profesora de la guardería.




Te cuento: 

A veces, cuando hablas con gente de las partes más interesantes de sus negocios, de golpe hay un bloqueo.

Se enciende una alarma.

Has tocado un sensor de estos de láser y se han cerrado las compuertas.

“Pero eso… ¿lo vamos a decir así?”




..Y llega el miedo al “qué va a pensar” el que lea eso.




Hay una cosa muy graciosa, y es que a ellos –por conservadores que sean– no les molestaría.

Pero “puede molestar a alguien”




¿Y qué pasa?

Que acabamos censurándonos más de lo que ya lo hace la propia policía del pensamiento, y siendo más sensibles que los que ya son hipersensibles.

Le quitamos toda emoción del mensaje, no sea que moleste a sus majestades los deprimidos y lo dejamos desnatado.

(En un lineal de desnatados, para que destaquen)




Que si no hay emoción no hay venta lo sabemos todos

(aunque muchos pretendan conseguirlo así)

Pero lo que no saben los que quieren “mandar un mensaje fresco” o “desenfadado” es que nadie te toca con la barita y un día se te van las las dudas.

No funciona así.

No es “cuando esté seguro y me dé igual que se molesten escribo” 




Es:

“Escribo para estar seguro de que me da igual que se molesten”




Y esto no es por terapia.

Es por ventas. 

Porque si te aseguras a cada momento de que ninguna palabra o ningún comentario haga sentir nada a nadie y te pasas el día acojonado desactivando minas…

Pues no solo es que vivir una existencia bastante triste, que también.

​​Es que además no vas a sorprender a nadie y te lo vas a poner muy difícil.

Para todo lo contrario:

Hay algo más aquí