Lo que sabe un nazi de ventas que un principiante ignora.



No sé si conoces a Ben Shapiro, pero para lo que te cuento no lo necesitas.

Te sitúo:

Es un tipo muy influyente a nivel político, un orador.

Unos dicen que es un nazi sin corazón.

Otros le agradecen poner algo de orden en esta granja de borregos que siempre fue el planeta tierra, pero que hoy se nota más porque con las redes todo se ve.

Te puede caer mejor o te puede caer peor.

Pero hoy quiero hablarte de su planteamiento porque puede ser (verás que no exagero) algo que cambie tu manera de afrontar las ventas para siempre.




Te cuento:

Lo primero que Ben hace de manera sublime, es tener un slogan épico.

Este encierra toda la lección, y tiene mucho mérito que lo consiga con 6 palabras y media:


“Facts don’t care about your feelings”


(Que viene a ser algo como “a los hechos no les importan tus sentimientos”)




¿Qué nos dice Ben?


Que lo que “sentimos”,

Lo que “creemos”,

lo que “pensamos”,

o lo que “tiene sentido” para nosotros, a él se la suda lo más grande.

​​
¿Por qué?


Porque sabe que como humanos somos incapaces de vivir pensando que no entendemos el mundo, entonces siempre nos podemos inventar una teoría que nos gusta para explicar nuestras miserias.

Para Ben, esto es ideología y es muy peligroso, porque puede pagar los platos quién no debe.




Ben es un rival implacable en una confrontación, porque su fuerza se la dan los números.

Los sentimientos no.

Los números.

Entonces cuando ves a alguien tratando de interpretar la realidad como a ellos les viene bien… Ben los hunde.

Unos no quieren escucharlo.

Otros ven cómo su mundo se viene abajo.

Pensaban que sabían lo que estaba mal, y habrían jurado que el problema era:


– El patriarcado.

– El salario mínimo y el coste por despido.

– La testosterona.

– El racismo.

– Un pene.

– La diferencia de clases.

– Etc. 


…pero luego resulta que para esa situación en concreto no lo era.




¿Qué tiene que ver esto con las ventas?

Todo.




Muchas veces cosas que “creemos” que “tienen sentido” no se corresponden con la realidad.


“Es que esto a mí me gusta, pero a los demás no les va a gustar…”

“Es que esto es negativo, no lo pondría porque mejor que todo sea alegría…” 

“Es que creo que esto va a espantar a la gente…”




¿Sabes lo que yo creo?

Que lo que tú y yo creamos no sirve para nada.

Que lo que hay que hacer es contrastarlo con la realidad, y luego ya si eso tratar de sacar conclusiones.




Si tú quieres proteger tus sentimientos, no lo hagas.

Pero si quieres proteger las ventas, se empieza abajo:

Hay algo más aquí