Esta historia va de un mendigo y por supuesto es más vieja que el timbre de de una pirámide.

(Pero cuidado porque dentro igual hay una cantidad de tonterías impresionantes que no sirven para vender en internet.)

Esto pasó en plena calle.

Un tipo muy gurú paseaba por las calles peatonales del centro y vio un sintecho arrodillado.

Su cartel decía:


Ayuda por fabor,
soy ciego

Al ver que la caja de las monedas que había al lado estaba casi vacía, el tipo muy gurú se le acercó:

–Buen señor, ¿me permite escribirle otro cartel?

…y cuando el buen señor contestó que sí, le escribió algo al otro lado del cartón.

¿Le escribió «por favor» con «v»?

No. 

Le escribió esto:


La primavera ha llegado,
y yo no puedo verla


 ¿El buen señor disparó sus ingresos pasivos y -posando con un Lamborghini alquilado- lanzó un webinar totalmente gratuito donde enseñaba al resto de sintechos su método paso a paso?

Eso no lo sé. 

Pero lo que sí sé es que donde antes sólo había silencio, ahora se escuchaba el ruido seco y metálico de monedas chocando unas con otras, cayendo delante de él

 

…y tan sólo el texto había cambiado

 

Mismo aspecto, mismo mercado, mismo lugar, mismo flujo de gente… pero mucho más flujo de dinero.

Sólo el texto había cambiado

Sólo el texto.

Pues ese es mi trabajo: diseñar mensajes que se ganen la confianza de más clientes para que no se vayan a darle su dinero al vecino.

Si quieres ver si soy lo que necesitas (o si tienes los medios para poder contratarme) lo más lógico es que entres a mi lista y lo compruebes tú.

Ahí mando consejos a mis suscriptores sobre cómo potenciar el impacto de sus mensajes para que no les ignoren y sepan venderse mejor: a ellos mismos o a sus productos.

Esto no es fácil, así que si no te gusta estrujarte un poco la cabeza, seguro que no los vas a disfrutar.

Y si tienes tienes la piel fina, pues 
casi seguro que tampoco.

Te lo digo para que no pierdas el tiempo.

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en ActiveCampaign, proveedor de email marketing. ActiveCampaign también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.

Si vas a pedirme presupuesto nada más entrar, lee con atención el enlace al final del primer email o no te lo voy a dar.

>>  Si sospechas que todos estos matices marcan la diferencia, tengo algo aquí que te coloca el cerebro en «modo ventas» y es gratis. Si te interesa, haz click aquí.

>>  Si no tienes claro si suscribirte te servirá de algo, haz click aquí.

* elige una de las dos opciones del final de la página