Frase casi-mágica que puedes copiar si no eres muy feminista.

Hace mucho tiempo me escribió una chica del equipo de una marca con la que colaboro.

Por lo visto un texto que enviamos funcionó muy bien.

La gente lo vio y dijo:

Oh, a ver…

Y entraron a ver.

Aquí te hablo de lo que pusimos, y también por qué utilizo esas cosas para marcas que, sin saberlo, están un poco prostituidas y hay que restaurar la confianza poco a poco

(Spoiler: se la querían volver a cargar a las primeras de cambio)

En todo caso, la frase casi-mágica no está prostituida.

Repetirla, sí.

Me vas a entender muy rápido.




El caso es que esta marca lanzaba una promoción.

Pero a diferencia del resto de promociones propias y ajenas, esta era especial.

O sea, era relevante.

Era algo de verdad interesante.

“Lo de siempre” no era.

Entonces yo simplemente empecé con la verdad y dije una frase casi-mágica:

“Esto no lo hacemos casi nunca en (Marca), pero…”

Ya está. 

Esta chica me dijo eso, que muy contenta y tal.




Y luego, al poco tiempo, me escribió:

“Hola Pablo!!

Queremos hacer un “Esto no lo hacemos casi nunca”

…y me mandó otra promoción que era… bueno, me mandó una promoción al uso.




Es muy tentador, cuando no se tiene una estrategia fuerte de ventas

(cuando no se tiene eso, ni tampoco una comunicación a la altura de la calidad de la empresa)

Como decía, es muy tentador usar estrategias que son pan para hoy y hambre para mañana.

Lo de “pan para hoy” lo digo siendo optimista.

Lo de “hambre para mañana” lo digo siendo realista.

Todos conocemos el cuento del pastor que gritaba “que viene el lobo”.



Pues eso.



Los trucos y las modas duran lo que duran.

Cuando pierden el sentido, adiós.

Los trucos se queman, se acaban.

Pero lo que no se acaban son los deseos de los monos trucados (es decir, nosotros) y las ganas que tenemos de que nos cuenten cosas sobre ellos.

Así que si tienes (1) clientes a los que les duele algo y (2) algo para que no les duela, quizá pueda llevarte a más gente con mi propuesta.

hay algo más aquí