El titular que una leyenda de la publicidad no pudo superar



No sé si conoces al señor del que te hablo.
 
Puede que sea el hombre que ha escrito los titulares más potentes y más copiados de la historia.
 
No es broma.
 
Lo conozcas o no, para lo que te cuento da igual.
 
Pero es John Caples. 
 

 
 
Antes de nada:
 
Hay gente que piensa que un titular es la descripción de lo que hacen. 
 
Que si vendo servicios de “Asesoría laboral”, pues (lógicamente) al principio de todo, en mi página de servicios, debería poner en grande:
 
 
Servicios de asesoría laboral.
 
 
Yo no voy a entrar a valorar si la gente se va a querer romper el cuello por leer eso y qué significa que lo hagan o que no lo hagan…
 
(ni qué significa en el número más grande dentro de la App del banco).
 
Sólo digo que a la gente que está ahí, lo que hablo aquí les va a pillar muy en bragas.
 
 
 
 
Volviendo a Mr. Caples:
 
Mr. Caples contaba que siendo un pollo empezó a trabajar en una agencia de publicidad.
 
¿Su primer encargo?
 
Vender un libro de habilidades sociales.
 
 
“Cultivo del magnetismo personal”
 

(Ya, ya, muy mejorable, lo tenemos claro)
 
 
 
 
El caso es que su jefe le dio varios de los anuncios que ya habían funcionado para ese libro.
 
Titulares potentes…
 
Grandes promesas…
 
Caples decía que más que estudiarlas quería comprarse el libro.
 
 
 
 
Tras leer esos anuncios y ver la sonrisa del autor, le dijo a su jefe:
 
 
“Oh, ese tipo parece muy magnético”
 
 
A lo que su jefe respondió:
 
 
–No es la foto del autor. El autor no parece lo suficientemente magnético. Es un modelo.
 
–Ah.
 
 
 
 
El caso es que, tras varios intentos, el titular que Caples nunca llegó a superar fue este:
 
 
“Dame 5 días y te daré 
una personalidad magnética.
 
Déjame probártelo – Gratis”
 
 
 
 
Puede que pienses que no es nada espectacular.
 
Yo también lo pienso.
 
Pero lo que pensemos no importa.
 
Porque 100 años después hay gente que hace campañas con titulares que no llegan ni a la altura del salto de línea de ese titular. 
 
Y así se va el interés.
 
Y así se va la money money.
 
Ya sabes:

Hay algo más aquí