Dejar de creer es importante (y 3 palabras que matan negocios)



“Hay que creer en algo, Simón, en Dios o en la literatura, o en un par de tetas. Pero hay que creer, si no estás perdido.”
 
–una película que no he visto.
 
 
 
 
Ahora que van a quitarnos las mascarillas de la boca parece que se nos ha olvidado un poco cómo se parecía la pandemia a un apocalipsis zombie al principio.
 
Si no habían mascarillas ibas al super con cualquier cosa tapándote la boca,
 
Nos daba miedo pasar a menos de dos metros del tipo de al lado,
 
Salir era una tensión constante.
 
 
 
 
No sé si te acuerdas del episodio ese de papel higiénico, pero esconde un impulso muy primario que merece la pena comentar.
 
Igual lo sabes, pero por si acaso:
 
 
La razón de que la gente se peleara por papel higiénico es que somos unos borregos sin personalidad.
 
 
El papel, por supuesto, no era lo importante. 
 
Lo importante es que era grande, blanco, y cuando mirábamos a los otros carros era lo primero que se veía.
 
Y muchos no se preocupaban de si era una prioridad.
 
Si lo lleva el de al lado es porque lo es.
 
 
 
 
Nuestro mecanismo de supervivencia funciona muy bien, pero claro es que nuestro cerebro es más viejo que los supermercados.
 
Entonces a veces hace el ridículo.
 
Eso es así.
 
 
 
 
Te cuento todo esto porque aunque muchos piensen que no son tan estúpidos como para volverse locos por papel higiénico… 
 
…pues resulta que luego en su trabajo acaban persiguiendo otro tipo de papel..
 
El otro día un chico me comentaba lo que pensaba hacer en su negocio:
 
 
Yo creo que…
 
 
 
 
Y  creo que… 
 

 
 
 

Creer es importante.
 
Pero dejar de creer en cosas que no funcionan es más importante.
 
Aunque se las veamos al de al lado, cuidado:
 
 
Pueden ser papel higiénico.
 
 
Para dejar de “creer que” e impulsar tu negocio (de verdad):

Hay algo más aquí.