Aprovecharte de la locura colectiva esta semana (y las 51 que quedan)



No sé si crees que el tema de la corrección política se ha ido de las manos o no.

Pero lo creas o no lo creas, aquí te cuento cómo aprovecharte de que esto pase… o de que esto no pase.

(Esta semana igual es más importante, porque es la semana oficial de “voy a devaluar mi marca para que me compren”)




Vale. 

Me decía una chica hace tiempo que por prudencia había visto que era mejor no utilizar una expresión prohibida para una campaña.

La campaña era una cosa muy simple para vender un producto químico para proteger una cosecha.

La expresión era ofensiva.

Y era:

“Mala hierba”




–¿Esto es broma?

No.


¿Se va a ofender una planta?

No lo sé.


¿Qué sabes entonces?

Pues eso de que dicen que si les pones a Mozart se ponen bonitas y si las insultas se ponen feas.


Vale eso sí, pero ¿ las plantas leen una campaña?

Eso sí que no lo sé. Ni eso ni si nos escuchan a distancia decirles que son “malas”, no soy biólogo.




El caso es que había que poner:

“Hierbas no deseadas”




Todo esto y el resto de cosas por el estilo que nos están sucediendo es un verdadero regalo.

No sé hacia dónde nos llevará esta sobreprotección emocional como especie.

Zuckerberg sí parece saberlo.

Pero él sabe muchas cosas.

Yo no.

Yo lo único que sé es que esto es maravilloso para la gente que (aún) es capaz de hablar con otra gente que no repite lo que ellos piensan.


(Gente que vende)


Para ellos, todo esto es un puto sueño.

Es un sueño​​ porque mientras que la gente que no sabe de vender piensa que está en el negocio de ir desactivando bombas, ellos hacen otra cosa.

Mientras todos ponen a todos seguros y contentos, ellos hacen otra cosa.




Quién más o menos sabe de qué va este juego, ve todas esas recomendaciones y se frota las manos.

Ve al rest gritar cosas genéricas y planas y se dice:


“Machos, me lo estáis poniendo muy fácil”.


Por si acaso tú también crees que es una pérdida de tiempo hacer lo que todos están haciendo y mejor aprovecharte de la tontería colectiva, mira abajo:

Hay algo más aquí