Amor.

Conocerse está muy sobrevalorado.

Lo digo por si tú esperas a conocer a alguien para hacer algo o “ser tú” y esas cosas.

Esperar a conocer a alguien para hacer algo.. mmm a ver cómo lo digo… 

Es tener miedo. 



Ojo, que miedo tenemos todos, guarden sus primeras piedras.

Pero el caso es que esperar a conocer a alguien para hacer algo, tiene más que ver contigo que con ellos.

–Más que ver con proteger tu imagen

–Con estar preocupado por cómo te ven

–Con tener información del otro para ser un camaleón…

Eso es miedo.




Es un miedo ligero, sí, pero es miedo.




“Esperar y luego ser” tiene que ver más contigo que con el mundo.

Igual no estás de acuerdo conmigo, pero es que eso es así.

Y ya te digo, lo tenemos todos.

Tenerlo está bien.

Pero saber que lo tenemos igual está mejor.

Esto no es desarrollo personal.

Es desarrollo de ventas.




Me explico:

Un día le escuché algo a un tipo que era muy golfo.

Muy golfo, pero muy profundo. 

Decía este tipo golfo pero profundo que cuando una chica le gustaba, él pues, evidentemente, como “ser-social-calibrado-y-no-descerebrado” que es, pues que claro que ajustaba lo que decía.

Pero hay algo que no adaptaba:

El amor. 

Sí, el amor.

Este tipo decía que no le importaba lo que pudiera pensar esa chica de él. 

Que él se sentía como se sentía, y que la tipa esa le podía poner la cara que quisiera, que él le iba a contestar con el mismo amor.

Le iba a proyectar el mismo amor.


La hostia, macho…

Hay que tener mucho autoestima.

​​​

A ver, esto igual te parece estúpido, pero hay una secuencia que todos conocemos desde la guardería:

– Mono-1 dice algo.

– Mona-2 lo mira raro.

– Mono-1 lo nota y empieza a medir.

– Mona-2 nota que empieza a medir y la cosa queda artificial.

–… y así hasta que todo se va a la mierda.




Pues esto te lo cuento porque es más importante decir lo que uno tiene que decir…

Es más importante hacer eso…

…que ponerse a pensar si a uno le van a aprobar o le van a dar paso.

hay algo más aquí