Servicio de Copywriting de choque para Textos web

Los negocios que se parecen,

¿Por qué unos se pelean por clientes mientras otros suben los precios?

Antes que nada quiero que sepas que no soy ni publicista, ni estudié marketing en la Universidad ni tampoco hice un MBA’s de los que te convierten en el lobo de Wall Street en 4 meses.

A mí personalmente no me importa, pero entiendo que a ti sí y no veo serio escondértelo.

Así que si eso es una prioridad para ti, lo que cuento a partir de aquí no te interesa.

 

Yo tan sólo me dedico a proyectar el mejor espacio web posible para un negocio, y a escribir ahí lo que sus clientes necesitan leer para confiar en su producto… y comprarlo.

Ojo, negocios que se exijan un poco a sí mismos, claro.

Para los que pretenden pagar honorarios de Bangladesh y luego se preguntan qué no está funcionando mientras escuchan “cri-cri… cri-cri…”

…pues no, para esos no.

 

Bien.

Hoy, a muchos negocios (como a mí en su día) se les escapa algo clave que los condena a ser invisibles en internet 

…o a esforzarse más de la cuenta (en el mejor de los casos) y a que eso no sirva de nada (en el peor). Aquí hablaré de cómo evitar eso para que más gente quiera vincularse a tu negocio.

 

Recibir a alguien en tu página web debería de ser tan natural como tomar un café con un cliente y escucharle, pero

Si has pasado un poco de tiempo mirando webs, casi seguro te has dado cuenta de que la mayoría son aburridas, repetitivas, o un circo.​

No me entiendas mal, no hablo de payasos, hablo de «magia», promesas exageradas, ruido y más ruido.

Mensajes como:

¡¡No descargues mi eBook [GRATIS] si NO quieres cambiar tu vida!!

…deberían pertenecer al mundo de la fantasía, de los niños.


Pero muchos lo han exportado, pensando que con estrategias para emocionar niños van a conseguir impactar adultos que, como diría mi abuela “saben lo que vale un peine”

Y como los vemos por todos los lados, pues pensamos que “será porque es lo que mejor funciona…”  y caemos en la trampa:

✘ Principios de la persuasión mal interpretados y mezclados con trucos
✘ Un copia-y-pega por aquí y un eslogan que no dice nada por allá.
✘ Falsa cercanía “para que el cliente nos vea como su amigo”

…y al final nos queda algo igual de natural y de creíble que la cara de Donatella Versace.

 

Bueno, otros no hacen ni el esfuerzo de seducirnos:

“Suscríbete a nuestra newsletter y ¡no te pierdas ninguna de nuestras novedades!”

(y tú ahí muriéndote de ganas de que te llenen el buzón de descuentos inventados)

 

Pero ninguno de esos dos perderá tantas oportunidades como los que

Tienen webs escritas con plantillas aburridas para aparentar profesionalidad y como esas frases precocinadas las repite todo el mundo, acaban durmiendo a sus visitantes.

«Este despacho fue fundado en el 1437 a.C. No se preocupe, su caso está en buenas manos y será puesto enseguida a disposición de nuestros profesionales con 70 años de experiencia que lo tratarán con la máxima profesionalidad porque nuestra única preocupación y razón de ser como profesionales son nuestros clientes su bienestar y su plena satis…»

Iban a impactar a su cliente, pero ya ha cerrado la pestaña.

¿Tú lo lees? ¿Por qué iban a hacerlo ellos?

 

Tras invertir en el diseño web, montaje, coordinación por aquí y por allá, SEO, artículos… resulta que lo único que tiene que funcionar (cómo su mensaje impacta en su cliente) no funciona.

En pocas palabras:

Se han pagado una web que sólo le sirve para los que ya les conocen y no conecta con otros clientes a los que podrían ayudar.

Si tienes un flujo muy grande de clientes, quizá puedas permitirte perderlos en tu web, no puedo conocer tu caso. 

Pero si no, sabiendo que el 85% de los negocios (según la revista Emprendedores) acaban cerrando antes de los dos años (con todo lo que eso supone a todos los niveles) si tu estrategia de supervivencia es comunicarte así con clientes que no le conoce, entonces quizá te lo estás poniendo muy difícil.

 

Paremos un segundo

 

Aquí no hablo de tu producto, ni de si es mejor o peor para tus clientes, eso ahora no es lo importante.

Lo único que importa es si conectan más contigo que con el resto cuando aterrizan en tu web.

Así que tengo una mala noticia, otra muy, muy buena, y una confesión.

✘ La mala:

Una persona inteligente, seria y en su sano juicio que no conozca un proyecto que se comunica como los anteriores o no vaya aconsejada por alguien, no va a tener interés en vincularse a él, y si lo hace, será por pura urgencia.

Es probable que el aburrimiento le aplaste la ilusión, se sienta menospreciada porque le hablan como si fuera tonta, o se resienta por haberle hecho perder el tiempo leyendo relleno.

 

✔ La muy, muy buena:

Como pocos se esfuerzan en tener un buen mensaje porque no saben lo que paga, si tú lo haces tienes mucho que ganar.

Lo digo totalmente en serio, juegas en otra liga.

Cuentas con un arma silenciosa que el resto ni contempla, mientras se vuelven locos persiguiendo clientes.

Pero ahórrate ese esfuerzo y tu cliente también se ahorrará el interés por ti y le dará tu dinero a otro.

Quizá no lo necesitas, pero si quieres esas ventas, te confieso:

Escribir para conectar con tu cliente, no es fácil.

Escribir para expresar todo el valor que aportas tú y tu producto, y que sólo tenga ojos para ti, menos todavía.

Y hacer que tu web le atrape (en un mundo donde la atención es oro) y tú consigas otro cliente, mucho menos todavía.

Si no me dedicara a esto, también tendría la sensación de que es un mundo... porque en realidad lo es:
copywriting para adultos

Servicio de Copywriting de choque
para Textos web

La mejor forma de organizar tus mensajes web, basada en principios atemporales de la comunicación efectiva, honesta y persuasiva, sin trucos ni modas que sólo te hacen perder tiempo, clientes... y dinero.
Fase I: Investigación
Fase II: Estructura web
“¿Puedo quitarme a la competencia así?”

A la competencia te la quitarás el día que salgas del mercado. Lo que vas a hacer aquí es otra cosa: mientras los demás se pasan haciendo ruido o no llegan y les ignoran, tú tendrás una comunicación propia, íntima y directa con tu cliente en toda tu web. En igualdad de circunstancias, adivina a quién contactará antes.

Fase III: Textos web (y algo más)
“¿Va a ser mucho lío?”

Para ti, poco. Rellenar un cuestionario lo mejor que sepas y tomarte un café virtual conmigo por Skype para hablar de ti y tu negocio. El resto es para mí: la investigación de tu nicho, la construcción psicológica de tu cliente, el mensaje que recibe, su viaje hasta tu producto… todo eso es mi problema.

Anexo III.A: Página de inicio
Anexo III.B: Página de Sobre mí.
Fase IV: Auditoría.
Fase V: Mantenimiento y evolución.
“¿Y si mi cliente no sabe nada de mí?”

Que tu cliente te conozca es muy importante, pero que él sienta que tú le conoces, es más importante todavía. Cuando has atacado muy bien tu mensaje, se abre la puerta a que lleguen muchísimos más clientes potenciales. Los que están interesados en tu producto se darán por aludidos y sabrán que puedes ayudarles. 

Te aseguro que ésta es la forma más rápida de conseguir que tu página funcione como un tiro.

Si todo esto tiene sentido para ti, escríbeme a:
Si no te contacto en 24h, llama a la ambulancia.​

Nota: para ser justo atiendo por estricto orden de llegada y pongo un proyecto detrás de otro. Lo tengo que hacer así porque es un servicio y no puedo dividirme. No conozco tus plazos, pero te lo aviso por si te interesa empezar antes.

¿Eres caro?

A ver, no soy barato. Lo de caro ya depende, y te explico por qué. Quizá tu negocio sea de los que con las primeras ventas mis servicios ya se amortizan, por eso lo que te parece caro hoy es muy probable que en muy poco tiempo sea de los servicios más baratos que hayas contratado.
 
Una cosa sí que me gustaría puntualizar. Mis tarifas nunca serán tan baratas como hoy (no importa cuando leas esto). El precio sólo puede subir.

Como está la situación igual lo dejo para más adelante…

Si esta situación te ha pillado con los pantalones bajados y necesitas ese dinero, lógicamente yo no voy a decirte que lo inviertas. Soy humano y no me siento bien cobrándote un servicio que te deje con el agua al cuello. No estoy aquí para eso. 

Dicho esto, pregúntate también si el “más adelante” es por una necesidad real o por simple miedo a invertir. Porque lo segundo estanca tu negocio. Y “como está la situación” mi abuela te diría que es “pan para hoy y hambre para mañana”.

¿Cómo sé que este servicio es para mí?

Mejor contestar en negativo. Lógicamente, no es para ti si no te interesa comunicarte con tu web y la tienes por tenerla, o no vas a utilizarla para que te ayude a hacer crecer tu negocio. Tampoco te interesa si te contentas con rellenarla con 4 cosas básicas para que no se vea muy chapucera, que tu teléfono salga en Google “y funcionando”.

Mi opinión no solicitada es que pagar una página web que no dice mucho es como tener en nómina a un comercial mudo. Sí, está ahí, pero está limitado. Pero ya te digo, es mi opinión.

¿Trabajas con todo el mundo?

No discrimino por proyecto, pero sí por actitud. Me explico: yo (y espero que todo mi nicho, sino ya te aseguro al 100% que te están estafando) mando un cuestionario que hay que rellenar. Este será “las gafas” que me permitan ver tu negocio con tus ojos y entender sus matices para luego, durante la investigación, hacer una comparativa con tu mercado y elegir cómo nos posicionamos.

Por increíble que parezca, hay gente que no quiere rellenarlo. Si no valoran la importancia del cuestionario, tampoco valorarán la de mi trabajo. Y todo serán problemas. Sí, yo podría cobrarles la mitad y escribirles cuatro chorradas en 2 horas, pero me deja frío.

¿Montas tú los textos en la web?

Salvo casos muy particulares, no. Esto podemos verlo. Sin embargo, lo que sí que hago es que una vez entregados los textos (con todas las directrices de montaje) me reservo una hora y pico para hacer una auditoría del montaje. Así nos aseguramos que la legibilidad sea la mejor.

¿Das garantía?

No. Es un servicio, no un producto. Invierto mucho, mucho tiempo en él. Si consideras que no voy a saber ayudarte, lo mejor es que no me contrates. Sin embargo, si alguna página no funcionara en un punto específico, lógicamente lo analizaríamos y la trabajaríamos desde ahí. No me voy a ningún sitio ni por supuesto voy a abandonar el proyecto de un cliente.

¿Cuánto tardas?

Depende de lo que me pidas. Pero muy difícil que sea menos de 3 semanas porque se resiente bastante la calidad.

¿Qué pasa si no me gustan los textos?

Como decía en la pregunta anterior, preveo un tiempo de edición dependiendo del proyecto y de la información que tenga de él, así que podremos realizar modificaciones.

Sólo una nota: es importante entender aquí que la función principal de un copy (texto de venta) no es tanto la estética como el impacto. No es tanto la belleza como lo que hace sentir. Dicho esto, siempre hago lo posible por conseguir lo primero sin que afecte a lo segundo.

La página, ¿la escribes tú tienes a más gente en el equipo?

Sí, y solo yo soy el responsable. No habrá excusas, ni becario a quien culpar, ni descoordinación del equipo de marketing, ni reuniones con 5 personas para que haga las cosas justo el que no pudo ir a la reunión o al que le informaron mal. Todo lo coordinas conmigo personalmente, y todas las teclas las aprieto yo.

“¿Este servicio merece la pena?”

Si quieres que tus clientes potenciales cuando entren a tu página web te lean, conecten con tu trabajo y entiendan que aquello que ofreces es lo que necesitan, sin necesidad de romperte la cabeza con trucos o estrategias complicadas que sólo sorprenden a pardillos (que probablemente no te hagan la vida laboral fácil) entonces sí. Pero claro, eso sólo lo puedes valorar tú.

Te contacto en 24h.

Nota: para ser justo atiendo por estricto orden de llegada y pongo un proyecto detrás de otro. Lo tengo que hacer así porque es un servicio y no puedo dividirme. No conozco tus plazos, pero te lo aviso por si te interesa empezar antes.